menu

24mr_16

Se podría decir, y la experiencia pasada lo corrobora, que no construimos demasiado bien. Somos una sociedad avanzada, que cada vez evoluciona más rápido, qué motiva que no seamos capaces de hacer buenas obras cuándo disponemos de mejores materiales que hace 500 años. La economía, no debe ser un tema banal, y creo que malinterpretamos esta palabra. Los tiempos de recesión que atravesamos nos llevan a intentar abaratar las obras, en tiempos pasados por especulación, en la actualidad por la crisis. Eso no es economizar una obra, eso es cargarse una construcción. Un arquitecto es un verdadero economista del proyecto, gestiona los medios, los materiales, el presupuesto, las personas, y en definitiva todos los recursos, eso es hacer economía, gestionar y hacerlo bien. Si hacemos buena economía de la obra, obtendremos una buena obra, y por ende una buena construcción. Por el defecto, pero también por el exceso, economizar una obra es también no gastar más cuando puedas gastar lo justo, en el equilibrio está la virtud. Podremos poner pilares de 1m de espesor, y la casa no se caerá, pero, ¿son necesarios?