menu

21sp_16

En una divertida serie televisiva, “Como conocí a vuestra madre”, aparece una escena en la que el protagonista se equivoca de lugar, y comienza a salir airado diciendo que un arquitecto es un economista. No falta razón en estas palabras, un pilar de 1m para una casa asegura que la vivienda no se cae, pero muy probablemente no sea necesario, y con algo más económico podremos tener la casa sin que se nos caiga encima. Un arquitecto es economista, pero debe conjugar la economía de medios con la estética, pero sobretodo con la funcionalidad. Un edificio es un espacio que se usará por gente, personas que deben tener un buen recuerdo de nosotros cuando habiten nuestro diseño y no maldecirnos cada vez que abran mal una puerta o no tengan bastante luz. Diseñamos espacios para las personas, y todo lo que a ellas atañe, niños, muebles, mascotas, etcetera. Cada diseño se debe cuidar, y debe ser justificada cada decisión, si ponemos algo será porque haga falta, y que con ese diseño se cubra una necesidad de la forma más bella posible. Vivimos en nuestra época, y tratar de vivir en otras no nos ayuda, ya que los anacronismos no se justifican de ningún modo, son sólo exceso. Si ponemos un arco de medio punto, si hacemos columnas jónicas, o cualquier otra barrabasada, será porque sea necesario, pero hoy en día no son necesarias, son caprichos que paga el cliente. ¿En qué pensaba quien ideó estas viviendas imitando el Partenón?

captura-de-pantalla-2016-04-23-a-las-20-26-44