menu

10my_15

Me preguntan a menudo qué sentido tiene un arquitecto hoy en día, me hierve la sangre, no por la pregunta en si, más bien por el cómo hemos llegado a esta situación, a ese deterioro, culpables somos y debemos resurgir. Tengo cierta empatía hacia los programas de cocina, estos últimos años los Masterchef y los Top Chef han sido una de mis mayores adicciones, y es que, además de aprender y ver lo bello que es ese mundo, no hago más que encontrar similitudes entre el mundo de la cocina y la arquitectura. Viven unos años de gloria, una profesión respetada, lo que antaño fuimos los arquitectos, que envidia sana. Son creativos, arriesgan, combinan elementos, y obtienen un gran producto, se rehuye de la masificación, de el dar comida por darla, mucha y mala, buscan el poco y bueno, que bonito, el poco y bueno, será que debemos ir hacia eso. Un arquitecto es como ese chef, combina ingredientes, uno elige verduras, carnes, pescados, pastas, y un largo etcetera, nosotros jugamos con formas, espacios, estructuras, construcción, materiales. No es buena cocina si te traen el mejor de los tomates, la mejor de las lechugas, y el más tierno y sabroso trozo de carne, serán ingredientes sin más, sin una idea, sin un sentido, podrá estar bueno, pero también podrá no estarlo, porque nadie se habrá preocupado de que eso dé lo mejor de si. Las ideas necesitan un director, alguien que arriesgue, que busque la belleza, que busque lo atrevido, lo llamativo, o lo discreto, alguien que haga algo bueno con lo bueno, aunque también sacar lo bueno de lo malo, pero en definitiva, tiene que ser bueno, esa es la esencia de la arquitectura, y es la esencia de la cocina, si hacemos algo bello, atrevido, creativo, con idea, pero no es bueno, no es cocina, no es arquitectura. La arquitectura tiene que ser buena, saber bien, igual que el mejor de los platos. Una buena arquitectura es la que piensa en las personas, es funcional, no es excesiva, es óptima, piensa en el entorno, y a partir de ahí, seamos creativos, busquemos lo bello, porque ya seremos algo bueno. Y eso es lo que hacen los arquitectos, ese es nuestro sentido de ser, combinar a un buen proyecto, con un buen albañil, con un buen fontanero, con un buen carpintero, para en definitiva obtener productos buenos para las personas. Y es que hay arquitectura por todos lados, miremos a nuestro alrededor, los más afortunados comemos todos los días, pero también vivimos en arquitectura a diario , y ¿donde hay arquitectura?…